Breve historia.

En 1921 nuestro abuelo Felipe Cerrajería abrió un pequeño negocio de Relojería en un humilde portal de la calle Mayor nº 25 de Nájera. Sus hijos Jacinto y Ángel, tras la temprana muerte de su padre, siguieron con el negocio.

En 1971 Ángel, nuestro padre, amplió las instalaciones ofreciendo a Nájera y su comarca una moderna Joyería-Relojería.

En 1979, con el título de óptico recién obtenido por Isabel Cerrajería, abrimos una sección de Óptica en el mismo local que la Joyería-Relojería.

En 1991 abrimos una moderna Óptica en un local independiente de la calle Mayor nº 36.

En el año 2008 nos hemos trasladado a las modernas y confortables instalaciones de las que hoy en día podemos presumir.

Cerrajería Ópticos pertenece a una pequeña empresa familiar que va por la cuarta generación.